Mejorando la experiencia de La Caña… El Rincón de las Oportunidades

Último martes de mes. 20:04 de la tarde. Entras al Restaurante Don Gil y tomas asiento dispuesto a escuchar una ponencia con buena pinta. Tus nuevas tarjetas han quedado genial y sabes que esta podría ser una buena oportunidad para dar unas cuantas. Tras la introducción de la gente del Colectivo comienza -oh cielos- la ronda de presentaciones de los asistentes. Tragas saliva. Calculas que en menos de dos minutos el micrófono llegará hasta tus manos y tendrás que decir algo. Vuelves a tragar saliva. Haces un repaso mental e intentas escoger las palabras adecuadas. ¿Digo que soy emprendedor? No, eso está un poco visto ¿Digo que tengo una idea? Una idea es como no decir nada ¿Digo que soy un profesional de mi sector? ¡Vaya tela! Seguro que me va a temblar la voz, espero que no se me note… Los dos minutos pasan volando y el micrófono está ya en tu fila. Agarras el micro, te levantas, miras a tu alrededor y…

 – Hola, me llamo Juan Álvarez y soy delineante. Me gustaría trabajar por mi cuenta y por eso he venido a La Caña, para aprender cosas y conocer gente que me eche un cable.
Te sientas de nuevo y respiras con alivio. Piensas que en el fondo no era para tanto. De hecho crees que no te ha salido nada mal para ser la primera vez. Esto empieza bien…. excepto por el detalle de que no te has quedado con casi ningún nombre en la ronda de presentación.
La ponencia pasa rápidamente y tras el turno de preguntas todos los asistentes se dirigen al fondo de la sala donde hay una barra y aperitivos en la mesa. Pides un refresco y comienzas a hablar con la persona que tienes al lado. Si la memoria no te falla en la presentación ha dicho que tenía un estudio de proyectos. A medio de la conversación se acercan a saludar un par de caras conocidas. Sigues conversando, conociendo a más gente, intercambias tarjetas… y justo en ese momento recuerdas que no le diste ninguna al del estudio de proyectos. Miras alrededor, pero parece que se ha marchado ya. Comentas a dos compañeros de tu grupo:
 – Pues lo que estaría muy bien es que tuviéramos un sitio para dejar nuestra tarjeta a la entrada y así poder contactar después con la gente.
 – La verdad es que si, – replica un compañero – hay veces que no da tiempo a hablar con gente que, simplemente por lo que dicen en la ronda de presentación, sabes seguro que podrías hacer cosas.
 – Y ya lo que sería la pera es que pudiéramos consultar quién estuvo en cada edición de La Caña para poder decir aquello de “Soy fulanito y coincidimos en la Caña de septiembre”.
Sabemos cómo mejorar tu experiencia en La Caña. Lo sabemos porque tú nos has dicho cómo. La 13ª Edición de La Caña presentamos…
2 comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.