Recientemente leíamos en el Harvard Business Review un artículo de Bill Taylor titulado “Por favor… ¿podríamos dejar de innovar de una vez?” sobre la obsesión de muchas empresas